la-aurora-servicio-exequial-19-nov-18-2015

 

Se cuenta que una mujer estaba sentada en el borde de un camino muy cerca de la entrada de una gran ciudad. Un viajero se le acercó y le preguntó:

-Dígame, buena mujer, ¿cómo es esta ciudad?

-¿Cómo es la ciudad de dónde viene?  -le preguntó ella.

-No es demasiado interesante –respondió el viajero- Era una ciudad triste, con gente desagradable y muchos problemas.

Por eso me marché y busco un lugar mejor.

-Lo siento mucho –dijo la mujer-, esta ciudad donde entrará es idéntica a la suya.

El viajero se fue cabizbajo.

Después de un rato, un nuevo viajero llegó a las puertas de la ciudad, vio a la mujer y le preguntó: -Dígame buena señora, ¿cómo es esta ciudad?

-¿Cómo es la ciudad de dónde viene? –le preguntó la mujer-

-Ah, era una buena ciudad, muy interesante. Allí encontré buenos amigos y desarrollé proyectos importantes. Es una ciudad próspera y buena para vivir.

-¡Está de enhorabuena, señor! –dijo la mujer- ¡Esta ciudad es idéntica a la suya!

Del libro Aplícate el cuento de Jaume Soler, M. Mercé Conangla. Ed. Amat. Barcelona 2004. ¿Cómo es la ciudad de donde viene? Pág. 118

Cuando un ser humano asume una pauta de vida desde la queja y la critica, podrá estar en el mismo cielo y le encontrará peros; esas son actitudes a partir de las cuales sabotean la vida de los otros y de paso se amargan su existencia, además de arruinar su capacidad de disfrutar. Los gestos y las palabras que genera una persona a la que le gusta ejercer el papel de victima, muestran a un ser humano infeliz y resentido con su historia personal, historia que no ha reflexionado y que utiliza para mantenerse encarcelado.

Hay modelos para vivir que carecen de sentido, que impiden adecuados aprendizajes, es algo así como tener siempre lentes oscuros y opacos y negar la posibilidad de la luz u otros colores. De acuerdo con esto, cómo responde usted a las siguientes preguntas:

¿Cómo es la ciudad en que usted vive?

¿Se ha dado cuenta, de las veces que se queja durante el día?

¿Qué es lo que le origina sus quejas?

¿Suele magnificar sus experiencias?

¿Ha pensado que puede cambiar su actitud de victima?

¿Qué ha hecho para fortalecer su autoestima?

¿Convive usted en su entorno familiar con muchas personas que asumen el papel de víctimas? ¿se quejan de amigos, empleo, jefes, pareja, familia?

¿Qué ganancias tiene con su actitud?

Centrar la vida en lo negativo, en señalar, en juzgar, en dividir, es una tendencia deprimente, que altera el sano fluir de la existencia; modificar actitudes negativas y desarrollar estrategias de cambio, pueden hacer de su entorno, un escenario próspero y grato para vivir.

 

Escrito por Fanny Bernal Orozco (Psicóloga)
fannybernalorozco@hotmail.com
Tomado de la columna dominical: Había una vez. Diario La Patria. Enero 21 de 2007.
Share this post on: